jueves, 22 de octubre de 2009

Publicar en Internet es seguro

Dicho así parece una locura, pero vamos a detenernos a pensar un poco.
Supongo que últimamente, los que estáis al tanto de los medios de comunicación españoles, habréis oído hablar del programa SITEL.
Para el que no lo sepa, es una plataforma o sistema informático desarrollado para permitir ver todo lo que escribimos en los SMS, hablamos por móviles, fijos, páginas que visitamos en Internet, horarios en los que lo hacemos, etc. etc., sin la imperativa orden judicial de intervención, confiando en la ética profesional de un grupo de funcionarios que acceden a su panel de control.
A parte de considerarlo una intrusión intolerable en nuestros derechos de privacidad y de libertades nos deja a merced de cualquier agente corrupto, toda nuestra vida e intimidad.
Sin desmerecerlo, reparamos prestando demasiada atención sobre lo que hacemos por Internet (correos electrónicos, páginas web que visitamos, datos que grabamos, herramientas de protección que utilizamos, etc. etc.) y sin embargo, no estamos sensibilizados lo suficiente sobre el uso que le damos a otras tecnologías más habituales.
No es que tengamos demasiado que ocultar, pero todos tenemos algo en común: Nuestra vida privada.
Es eso precisamente lo que ya NO TENEMOS con la disponibilidad de SITEL.
Por eso he titulado esta entrada como "Publicar en Internet es seguro", y no es tanto por la forma como lo digo como por el fondo.
La forma podrá violarse de cualquier manera pero respecto a el fondo, siempre sabemos que lo que decimos, en un momento dado, tiene una repercusión mundial y eso lo esperamos, pero por teléfono, como ejemplo, no.
Cuando escribimos en Internet, sabemos que puede ser interpretado de múltiples formas, ganaremos adeptos a nuestras ideas y detractores a ellas, etc. etc., pero cuando hablamos desde la privacidad, nos relajamos, confraternizamos, y nos exponemos duras y severas críticas a las que no estamos preparados.
Esta noticia (si es cierta, que tiene mucho tufo a que sí), es verdaderamente uno de los atentados mas grandes que se han hecho en este país hacia la libertad de sus ciudadanos y aquí, no pasa nada.
Lo digerimos, nos la tragamos... y a tocar la pandereta o las castañuelas mañana....
¿Así somos los españoles realmente o nos hemos "amorfinado" ante tantos escándalos públicos que ya nada nos altera el sueño?
Yo no apuesto ni defiendo ninguna tendencia política como postulo en la declaración personal del blog pero si tengo muy claro el sentido personal de independencia, de libertad y de responsabilidad de mis actos.
Puedo equivocarme como cualquiera, no soy tampoco perfecto, pero decido, actúo y me responsabilizo de lo que digo aquí, es mi opinión personal, solo y exclusivamente mía, y manifiesto mi protesta ante la intrusión sin paliativos que podría estar realizando un gobierno responsable de mantener todo lo contrario de lo que parece que se hace desde los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado.
Lo más chorreante de todos es que el actual director general del centro nacional de inteligencia nos recomiende que tengamos cuidado con lo que escribimos en los SMS.
Permítame decirle, señor, que nosotros no somos los que tenemos que tener cuidado, son ustedes los que deben cumplir la constitución española y no saltársela violando uno de los *derechos mas fundamentales que presuntamente garantiza a los ciudadanos, el derecho a la intimidad y a la libertad de expresión.
Por eso, escribo en el medio más seguro que conozco ahora y declaro mi:
No a la intrusión de mi intimidad.
No a dar pie a factibles manipulaciones de laboratorio con datos y conversaciones de ciudadanos.
No a que un funcionario sin escrúpulos pueda convertirse en el "Gran Hermano" de los españoles.
Si a la libertad y al derecho a la vida privada.

Notas al pié:

* Constitución Española de 1978.- Artículo 18.
1. Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.
2. El domicilio es inviolable. Ninguna entrada o registro podrá hacerse en el sin consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito.
3. Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial.
4. La Ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos.

Novedades:

* Empiezan a caer las primeras sentencias (Alemania: 02:03:2010), (España: 25:03:2010)
* Empiezan a aflorar las primeras consecuencias de los que iniciaron su implantación (España: 06/08/2012), (España 05/08/2012)