jueves, 30 de agosto de 2012

Ruidos tras las sombras

El peligro de estar perdido es que te encuentre quien no debe.
Puedes centrifugar nuevos sentidos, ritmo cardíaco e insuflar sueños olvidados.
Ves colores donde gobernaban tibios grises.
Te creces. Todo es posible. Pierdes contacto con tu cómoda realidad.
Creas el mundo paralelo donde nada piensas puede infectar.
Huyes de lo que siempre te mantuvo firme.
Te pliegas a nuevas ideas, a todo aquello que no pensabas realizar.
Haces magia, das felicidad sin frenar ni pensar en ti.
Te lanzas a piscinas sin reparar si la sustenta agua alguna.
Das todo lo que tenías prohibido y trasciende de ti otra personalidad.
Te alejas de un A para vivir en la B.
Cambias. Tanto que ni tu te conoces. La esquizofrenia es la reina de tu vida.
Empiezas a desconfiar.
Te infectan con miedos, mentiras y tortuosas patrañas.
Tus flancos son atacados por todos los intereses sin piedad.
Rápidamente te conviertes en despojos de un campo de batalla.
Vencedores se reparten tu botín mientras permaneces impasible al festín.
Lo observas impotente, descargado, sin energía, sin vida.
Sin sueños, sin proyectos, sin ilusiones.
No vuelves al ser ni eres lo que soñaste.
Quedas a camino de dos lugares frustrados. De dos metas perdidas.
Te reinventas cuando piensan que eres el mismo que añoraban.
Ni eres A ni eres B.
Ni estás ni te ausentas.
Pagas, pagas y pagas... incluso si no te dejaron nada.
Lo mas triste de todo es que nunca sabré de todo ello,
donde terminó la verdad y cuando empezó la mentira.
Pobre diablo incomprendido que la sociedad juzga sin conocimiento. 
Así, construyes en tu soledad nuevos pensamientos.
Reeducas cada minuto de tu conciencia.
Vives dos vidas. La que aceptan y la que no te aceptas.
Respondes a tus propias preguntas y te crees tus propias respuestas.
Crezco en la cuenta atrás, que ansío y por karma deseo.
Una parte de éxitos, otra de errores.
Equilibrio coronado en un lugar de un sitio irrelevante.
Pude ser mejor pero también peor..., gratificante consuelo.
Busqué ser genuino, decidí ser valiente y siempre...congruente.
Tuve mis defectos, esos que no cuento porque los enemigos acechan.
Iluso que creyó poder dar todo a todos y no consiguió mas que vacío existencial.
Quise tocar las estrellas pero no despegué los pies del suelo.
Grismente vacío,  pero positivo, no siento rencores ni penas.
Día a día me conjuro y lucho en mi fuero interno por aquello que creí.
Haciéndome merecedor de antiguas metas y valores perdidos.
Cumpliré promesas y después... buscaré descansar en soledad.
Así y justo antes de terminar el viaje, sabré si no he gastado el billete en vano.


2 comentarios:

  1. Hola que tal, mi nombre es Vania y soy webmaster al igual que tú! me gusta mucho tu blog y quería pedirte permiso para enlazarte a mis blogs, Así mis usuarios podrán conocer acerca de lo que escribes.

    si estás interesado o te agrada la idea, contáctame a esta dirección ariadna143@gmail.com para acordar el título para tu enlace. Y si no fuera mucha molestia, me puedes agregar tu también una de mis webs. Espero tu pronta respuesta y sigue adelante con tu blog.

    Vania
    ariadna143@gmail.com

    ResponderEliminar
  2. Hola Vania, por supuesto que tienes el permiso y estaré encantado de corresponder con el tuyo.
    Saludos y gracias por tus comentarios.

    ResponderEliminar

Sobre todo, agradezco tu participación y tus comentarios. Sólo un ruego, que seas respetuoso si discrepas de los de otras personas. Gracias.