lunes, 4 de febrero de 2013

Ruta de las 600 curvas


Así es comúnmente conocida, estando formada principalmente, por los tramos comprendidos entre las localidades de Constantina, Las Navas de la Concepción, La Puebla de los Infantes y salida a Lora del Río.
Todos sinuosos que atraviesan la Sierra Norte de Sevilla por su parte mas oriental.
No son de las apropiadas para conductores inflados de ego y exceso de confianza.
La compone curvas pequeñas, cerradas, con muchos cambios constantes de dirección tanto a izquierda como a derecha, pero con peraltes agradecidos y pronunciados que te ayudan a pegar la moto a la carretera.
Sobre su firme puedo decir que actualmente está en bastante buen estado, sin baches que destacar, sin la peligrosa grava para las dos ruedas y con arcenes limpios sin escarnar.
El paisaje es digno de admiración pero el conductor deberá de sustraerse de su llamada si no quiere acabar contemplando estrellas antes de que oscurezca...
La concentración en la moto debe de ser máxima, sin perder las trazadas con la mirada ni un solo instante.
Es importante también destacar el trasiego eventual de animales sueltos, con los que habrá que estar siempre alerta en el negociado de los giros para no llevarnos sorpresas tras las cerradas curvas.
Los vehículos son ocasionales y también es poco frecuente encontrarlos lentos, como los vulnerables ciclistas, en todas las veces que he repetido experiencia por estos lugares.
Para ello aconsejo llevar siempre una velocidad prudente y ajustarse en lo posible a las máximas recomendadas por tráfico.
En inviernos, huir de hacerlas a tempranas horas de la mañana; es fácil sorprenderse por heladas que nos encontraríamos en zonas sombrías.
Es mejor dejarse ir y cruzarla a medio día, cuando el firme haya sido expuesto al sol.
Dos embalses con lugares pintorescos para el descanso nos surgen al comenzar el último tercio, el de El Retortillo, que nos encontraremos ante de llegar a La Puebla de los Infantes y al final de la ruta, con el de José Torán a su salida en dirección a Lora del Río.
En resumen, un bonito e intenso viaje para los amantes de las dos ruedas coronado con pintorescos lugares para el descanso, rodeados de montaña, vegetación y las plácidas aguas de los pantanos que se funden con el intenso azul de un día de cielo despejado como el que me tocó esta última vez disfrutar.
Este vídeo lo he elaborado para que lo contrastes con la entrada.
Podrás observar la intensidad y concentración precisa de mantener en el trazado y cuanto puedes disfrutar si decides adentrarte en los encantos de la percibida y desconocida Sierra Norte Oriental para incluso muchos motoristas de la propia Sevilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sobre todo, agradezco tu participación y tus comentarios. Sólo un ruego, que seas respetuoso si discrepas de los de otras personas. Gracias.